Funciones inesperadas: enzima podría servir para generar más plaquetas en la sangre

Una “t-RNA sintetasa”, enzima que une amionácidos con ARN (esenciales para el proceso celular llamado “traducción”, en el que la información genética se convierte en proteínas), es capaz de desencadenar señales celulares que llevan a la producción de más plaquetas en la sangre, sobre todo en situaciones donde el organismo está en condiciones de estrés.

El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, encabezado por Kaisuke Kanaji del Scripps Research Institute. Los resultados podrían servir para mejorar tratamientos relacionados con una baja cantidad de plaquetas en la sangre.

Las plaquetas son fragmentos de citoplasma de unas células llamadas megacariocitos y participan en el proceso de coagulación de la sangre cuando tenemos una herida en nuestros tejidos. Tener una baja cantidad de plaquetas puede llevar a hemorragias internas que pueden ser letales.

La enzima mencionada pertenece a un grupo de moléculas que se encargan de sintetizar los ARN de transferencia (molécula formada de ARN y uno de los 20 aminoácidos que forman nuestras proteínas). Sin embargo, una de ellas, la t-RNA sintetasa de tirosina (YRS, como se abrevia en inglés),  tiene funciones adicionales.

En las células, la YRS puede ser fragmentada en dos proteínas más pequeñas y cada una de ellas tiene funciones completamente distintas a la de unir aminoácidos con ARN. Por ejemplo, se ha descrito que estos fragmentos participan en fenómenos como el cáncer, la inflamación y la muerte celular programada.

Los investigadores diseñaron en el laboratorio una variante de la enzima YRS, la cual tenía las funciones adicionales sin necesidad de ser fragmentada, lo cual facilita los estudios. Observaron que los ratones que recibían una dosis de esta YRS incrementaban significativamente sus niveles de plaquetas en sangre.

Descubrieron que la YRS da la señal a ciertas células para que a su vez produzcan señales celulares que finalmente promueven la generación de más megacariocitos, los precursores de las plaquetas. Así, la YRS funciona como un primer mensajero para que se consiga el objetivo de tener más plaquetas.

Kaisuke Kanaji dice que lo próximo que hará es tratar de entender en qué condiciones el cuerpo activa por sí mismo a la YRS para que cumpla esta función inesperada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s