Nanopartículas de oro y anticuerpos para detectar más rápido al VIH

De la Redacción

Investigadores españoles desarrollaron un biosensor capaz de detectar a la proteína p24 de la cápside del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) tipo 1. La ventaja de este sistema es que puede usarse una semana después de la infección, ya que es 100,000 veces más sensible que el método de última generación de inmunoensayos. A su vez, el biosensor es 100 veces más sensible que el método que detecta el ARN viral, 2 semanas después de la infección.

Los resultados se publicaron hoy en la revista PLOS ONE. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España tiene la patente del sistema y la licenciaron a Mecwins, una spin-off del mismo Consejo creada en 2008 por Javier Tamayo y Montserrat Calleja.

Un sandwich de anticuerpos, p24 y oro

En tan solo medio milímetro de longitud, el biosensor tiene una estructura micromecánica de silicio que le permite detectar interacciones moleculares. La parte “bio” del sensor es un anticuerpo que se une a la proteína p24 del VIH. Este proteína se encuentra en la cápside o envoltura del virus.

Se necesita 1 mililitro de suero de sangre humana para el primer paso del ensayo. Después de una hora a 37 °C, la proteína p24 habrá interaccionado con el anticuerpo. Luego, se agregan nanopartículas de oro que se unen a la proteína y queda atrapada entre el componente micromecánico y el oro.

Las nanopartículas de oro tienen la propiedad de dispersar la luz debido a resonancias ópticas conocidas como plasmones. La combinación de los componentes ópticos, biológicos y mecánicos permite que el sistema sea muy sensible. En menos de cinco horas se obtienen resultados confiables.

foto1

Foto: Joan Costa/ CSIC Comunicación

En el futuro cercano

“El biosensor usa estructuras que se fabrican con tecnologías bien establecidas en microelectrónica, lo cual permite su producción a gran escala y a bajo coste. Esto unido a su simplicidad lo podrían convertir en un buen candidato para ser usado en países en vías de desarrollo”, dice Javier Tamayo, uno de los autores del trabajo, en un comunicado de prensa.

Actualmente, el grupo del Instituto de Microelectrónica de Madrid está probando el biosensor para detectar distintos tipos de cáncer. “El chip en sí mismo, la parte física, es el mismo para las pruebas de VIH que para la de los biomarcadores de cáncer. Lo que cambia es la parte química, la solución que colocamos para que reaccione según lo que estamos buscando. Por eso, nuestro trabajo fundamental se centra en desarrollar aplicaciones para esta nueva tecnología”, dice Javier Tamayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s