Levadura, ¿por qué ya necesito dentadura?

Por Joaquín Ramírez Ramírez

Dos o tres canas ya se asoman entre tu melena. O quizá un gallo te caminó junto a los ojos. Y los dolores en las articulaciones te aquejan cuando hace frío. Aceptémoslo: ya estás viejo. Sería conveniente retardar este proceso natural: vivir más tiempo jóvenes, pero con la madurez que te ha dado la vida (para no beber demasiado entre semana, por ejemplo).

Para entender el envejecimiento, es necesario un elemento esencial de la cerveza, y no me refiero precisamente al alcohol.

La levadura del pan, o Saccharomyces cerevisiae, puede ayudarnos a entender por qué envejecemos. Vladimir Titorenko y sus colaboradores, de la Concordia University en Canadá, utilizaron este microorganismo para probar una hipótesis sobre la longevidad.

“El envejecimiento de la levadura del pan imita fielmente el envejecimiento de las células animales y humanas”, dice el doctor Titorenko en entrevista para Punto Isoeléctrico. “Esto es porque la mayoría de los genes y proteínas que regulan el envejecimiento celular en muchos organismos —incluidos animales y humanos— han sido descubiertos en estudios que involucran a esta levadura”.

Sus resultados apoyan la idea de que la edad máxima de un individuo está controlada genéticamente y tiene un propósito evolutivo. Los resultados fueron publicados recientemente en la revista Aging y en Frontiers in Genetics.

El que se enoja… crea levaduras longevas

El grupo de Titorenko descubrió en un estudio previo que el ácido litocólico, un tipo de sal biliar, provoca que las levaduras vivan de 5-6 veces más que las que no fueron expuestas a esta sustancia. Las células siguen siendo longevas aunque las cultiven en ausencia de la sal biliar. Esto implica que tienen mutaciones en algunos genes que controlan el envejecimiento y que no es solo un efecto temporal. También es posible que tengan cambios epigenéticos (modificaciones químicas en las proteínas que interaccionan con el ADN y funcionan como etiquetas que indican si un gen se debe expresar o no).

Existe una hipótesis que plantea que el envejecimiento no tiene una ventaja evolutiva y que es simplemente el resultado del deterioro natural de las células. Esta idea sugiere que cualquier organismo que tenga una vida excepcionalmente larga debería crecer muy lento y reproducirse con menor eficiencia.

Los estudios del laboratorio de Titorenko muestran lo contrario. Las levaduras longevas crecen a la misma velocidad y se reproducen sexualmente con la misma eficiencia que las levaduras originales. Además, sus mitocondrias son más activas; esto es, consumen más oxígeno y producen más ATP (la molécula energética más utilizada en las células).

Tener mitocondrias más activas podría explicar por qué las células longevas son más resistentes a entrar en un proceso de muerte celular programada, conocido como apoptosis. Sin embargo, Titorenko reconoce que aún no tienen la respuesta.

Hacerse viejo es necesario para la evolución

¿Qué pasaría si en una fiesta coinciden 50 jóvenes con 50 ancianos? Tal vez los jóvenes quisieran bailar al ritmo de la música electrónica, mientras las personas mayores preferirían un volumen bajo para poder conversar. En el caso de las levaduras, al mezclar células longevas con células normales en la misma proporción, las células normales sobreviven más que las longevas y a la larga las superan en número.

“Creemos que esto es porque en el curso de la evolución el tiempo de vida óptimo fue seleccionado, tal vez para evitar la competencia por los nutrientes entre las células muy viejas y las jóvenes”, dice el doctor Titorenko.

Este experimento en el laboratorio simula el proceso de selección natural que podría ocurrir en un ecosistema. Lo que sigue es entender cuáles son los mecanismos moleculares que controlan la edad de una célula. ¿Qué genes se prenden o apagan en este caso específico?

“También especulamos que las levaduras silvestres pueden secretar ciertas sustancias químicas que matan células mutantes longevas”, sugiere Titorenko. “Actualmente estamos tratando de identificarlas”.

Además del delicioso pan o la refrescante cerveza, las levaduras nos están ayudando a entender mejor los procesos del envejecimiento. ¡Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s